Afortunadas mentes. Desafortunados destinos.



Sor Juana Inés de la Cruz  y Aristóteles, muertes, imperios y genialidades. Ensayo de la chilena Eliana Albala, que alterna dos grandes personajes y coordina los coincidentes periodos de su vida.

Sor Juana, padeciendo consecuencias sociales por el simple hecho de ser mujer, sin padre ni familiar alguno, desprotegida, entra a un convento por un donador acaudalado. Por otra parte, ser un hombre, no es gran ventaja para Aristóteles, es un macedonio en Atenas, país en conflicto con su tierra natal

  Ambos, indefensos de alguna manera, pero con un gran potencial intelectual, consiguen por sus grandes dotes,  un soporte sólido, los virreyes, la condesa de Paredes y la protección imperial para Sor Juana y los éxitos de Alejandro generan confianza y buena posición en Aristóteles.

  Una vez perdida estas concesiones, la caída de Sor Juana inicia con el deslinde de sus posesiones y el cese de la escritura cortesana, el declive de Aristóteles, con la huida de Atenas  y su refugio en Calcis.  Años más tarde Sor Juana muere de una epidemia aparentemente de cólera mientras Aristóteles agoniza en Calcis a los 62 años de edad.

 

                                                                                                          Carolina Castillo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s